Estás aquí
Home > mdm > Carpas, Bagres y Tarariras en la Zona de Junín

Carpas, Bagres y Tarariras en la Zona de Junín

Juan Ignacio Goyeneche
Juan «Gocho» Goyeneche

Carpas, Bagres y Tarariras en la Zona de Junín

Carpas

El Río Salado cuenta con una abundante población de carpas (Cyprinus carpio), fáciles de  localizar.  Se las puede pescar desde accesos públicos, e inclusive en ámbitos urbanos, dando la posibilidad de hacer una pesca entretenida y económica, sin necesidad de recorrer muchos kilómetros. Y los más importante… se pueden pescar con mosca, aunque no siempre es sencillo, pues no siempre están dispuestas a tomar los engaños.

Como soy oriundo de la ciudad de Junín, en plena cuenca del Salado, cuando me encuentro en mi casa paterna y aprovechando la proximidad con el río, hago varias salidas con las carpas como objetivo. Acostumbro ir caminando caña en mano, sólo con la caja de moscas y algún accesorio más, sin cosas innecesarias.

A pocas cuadras del casco urbano ya se las puede encontrar y están presentes todo el año, aunque en invierno disminuyen bastante su actividad. Para pescarlas hay que caminar la costa hasta divisarlas, los puntos calientes son los desagües pluviales, los remansos y algunos accidentes del río o construcciones como puentes, sitios donde les llega la comida arrastrada por la corriente. Pueden encontrarse en cualquier sector del   rio, pero es mejor enfocarse en las que están más cerca de la costa donde la corriente es leve, sin necesidad de tiros largos y tratando de hacer buenas presentaciones.

Generalmente se las puede ver comiendo en superficie o a unos pocos centímetros por debajo, por lo que me gusta pescarlas con moscas secas. Me han dado resultado patrones voluminosos con pelo de ciervo y foam de gran flotabilidad y visibilidad, imitación miga de pan, hormigas, caddis y humpy.

Carpa con Hormiga

También utilizo moscas húmedas que pesco en deriva,  dándoles algunos movimientos suaves con la punta de la caña o con la línea en la mano, nunca con tirones  continuos y rápidos. En este caso la mosca que mejores resultados me ha dado es la mopfly, un patrón realizado con fibras de mopa (presentes en algunas alfombras de baño, guantes y paños de limpieza). También hay patrones amorfos y voluminosos, que representan simplemente materiales  arrastrados por la corriente y que pueden ser percibidos como  alimento. Otras moscas que me han brindado buenas capturas son micro woolly buggers (tamaño #12 a14), woolly worm, y algunas ninfas. Moscas grandes y lastradas no me han dado resultados.

Carpa con Mosca Seca

El equipo que utilizo es una caña #6 de 9 pies, línea WF-F, líder del largo de la caña y el tippet del 2X a 5X dependiendo de la situación y la mosca, pero a mayor grosor más seguridad,  y las carpas suelen tomar igual. Sólo utilizo un nylon delgado si pesco con moscas pequeñas, (caddis #14 por ej.) necesario para una buena presentación. El complemento del equipo es un copo, que facilita asegurar las piezas,  pues  si bien el tamaño promedio ronda el kilogramo de peso, hay ejemplares mucho más grandes.  Las carpas dan buenas arremetidas, y he perdido muchos peces que luego de arrimarlos no he tenido manera de tomar, terminando en corte.

Carpa con mopfly

Verlas es fundamental para pescarlas, y debemos saber por dónde pasar la mosca, pues  no se van a desviar mucho para tomarla. Prefiero buscar peces que evidencien  una actitud vivaz, en movimiento, y que suban a la superficie para comer. Y no peces amontonados boqueando torpemente en la superficie, pues pese a su cantidad pareciera que nada despierta su atención. Si se es sigiloso, estos peces  permiten acercamientos a unos pocos metros, y pueden pasar por delante como si estuviéramos ausentes.  Estar cerca es conveniente para ver la tomada, pues la carpa además de sutil, suele tomar y escupir la mosca rápidamente.

Carpfly

Mi opinión:  las carpas son una especie invasora que se han esparcido en gran parte de la Argentina, afectando tanto a otras especies como al medio en el que proliferan.  Pero ante el hecho consumado de su presencia, pescarlas resulta entretenido, y los portes pueden ser por demás interesantes. Su pesca no tiene  restricciones de sacrificio, medidas mínimas, o temporadas de veda, resultando aptas para consumo.

Bagres

En algunas de mis  salidas he podido detectar gran número de bagres blancos, también llamados moncholos (Pimelodus albicans) alimentándose en superficie, sobre todo durante el atardecer.

Si se los observa con atención,  puede verse como asoman los bigotes fuera del agua y los posicionan al ras,  para percibir la presencia de alimento. Con el mismo equipo, moscas y técnicas que utilizo para pescar  carpas he podido concretar algunas capturas de bagres.

Su pesca no es fácil, pues suelen ser asustadizos, y al pasar el líder o la línea sobre ellos se espantan con frecuencia. La mosca miga de pan es la que mejores resultados me ha brindado. Suelo montarlas en anzuelos tipo Chinu # 8, empleando fibras sintéticas, que luego  recorto formando un “pompón”. Mientras se mantiene seca flota,  y cuando comienza a absorber agua, profundiza lentamente. 

Bagre con mosca miga de pan

Tarariras

Además de carpas y bagres,  en Junín también se puede capturar buenas tarariras, predador tope de estas aguas. Se las puede pescar tanto en el Río Salado, como en pequeñas lagunas, canales y arroyos de la zona.

Tarucha en laguna de Junín

En el río están presentes en los mismos ambientes donde se encuentran las carpas y los bagres, dando la posibilidad de pescar varias especies en un mismo sitio. Para ello hay que buscar zonas de aguas someras, remansos y entradas de agua con poca corriente. Las hoplias se encuentran cerca de la costa por lo que no es necesario realizar grandes lanzamientos, y para poder tentarlas, los streamers algo lastrados y voluminosos suelen ser de elección. Entre los más exitosos figuran  los  “arbolito de navidad” (están confeccionados con guirnaldas), que emiten brillos y  generan vibraciones .

Cuando el río se encuentra alto, los poppers e imitaciones de ratones funcionan muy bien en las zonas de desbordes de escasa profundidad.

Tarucha del Salado

Otra opción consiste es buscarlas en las numerosas lagunas de los campos de la zona, aunque para esta instancia se deberá contar con la guía de algún conocedor, que indique los lugares donde es posible pescarlas. Estos ámbitos permiten realizar pescas excelentes mediante vadeo, con feroces ataques en superficie.

Buena pesca.-

Deja una respuesta

Top