Estás aquí
Home > mdm > Lenguados en la Albufera Mar Chiquita

Lenguados en la Albufera Mar Chiquita

Por Diego Caldiero

El ambiente

La palabra albúfera proviene del árabe hispánico al-buháyra, y significa “mar pequeño”. El concepto alude a una laguna que se sitúa en un litoral y que presenta agua salobre ya que al estar comunicada con el mar es afectada por las mareas y a su vez por el agua dulce que la laguna recibe desde la zona continental por medio de una importante cantidad de arroyos y canales; en Mar Chiquita los más destacados son: arroyo Grande, canal 7, canal 5 y arroyo Las Gallinas.

La laguna se encuentra separada del océano por una franja de pastizales y arena relativamente ancha y se mantiene comunicada al mar por un canal que en nuestro caso denominamos boca.

Tiene una superficie total de 26.488 hectáreas, una longitud aproximada de 22 km y en su parte más ancha llega a los 6 km.

Es dable destacar que este espejo de agua no cuenta con una profundidad importante, más bien es una laguna baja que se la puede vadear de punta a punta, dependiendo de las condiciones. La variación en la profundidad se encuentra directamente relacionada con tres factores muy importantes: las mareas, las lluvias y los vientos.

Posee una característica muy particular, difícil de ver en otros lugares, y es la formación de bochones que son arrecifes calcáreos hechos por anélidos poliquetos. En los momentos en que el nivel de agua disminuye, los bochones quedan expuestos en la superficie.

La fauna íctica en este ambiente es sumamente rica, beneficiada por su conexión con el mar. Es posible encontrar desde peces eurihalino como las lisas y lenguados hasta corvinas, anchoas y pejerreyes.

La especie “El Lenguado”

Nombre científico: Paralichthys orbignyanus

Es una clase ictiófaga. Las especies frecuentes en su dieta son pejerreyes, juveniles de saraca, corvinas rubias y también los cangrejos granulosos o de estuario (Chasmagnatus granulata) que viven en la laguna y que son otra de las fuentes de alimentación, gracias a su gran abundancia.

Las longitudes máximas observadas, según cita el INIDEP, son 103 cm para los lenguados hembras y 72 cm para machos.

La coloración se encuentra relacionada con el fondo que el pez frecuenta, si se encuentra en zonas donde el fondo es barroso/arenoso presentará un lomo de fondo pardo, de verdoso a marrón oscuro uniforme; en cambio si deambula por zonas de piedras o bochones aparecerán manchas irregulares o redondeadas, claras y oscuras. Las manchas claras y las oscuras se concentran formando ocelos más o menos grandes, algunos orlados de blanco.

La pesca

En esta oportunidad nos dedicaremos a la pesca del lenguado que se realiza laguna adentro —paraje “San Gabriel”— ya que es la alternativa, a mi gusto, más amigable con la pesca con mosca, dejando para otro momento las apreciaciones acerca de otras zonas muy rendidoras como lo son, el puente de CELPA y el histórico, y más conocido pesquero del lugar, como es la unión de la laguna con el mar, denominada boca.

La expresión “más amigable” es porque se trata de un lugar adonde se puede pescar tanto embarcado como vadeando, usando el frecuente viento de esta zona, como aliado. Otro de los puntos que juegan a favor es la transparencia del agua, existiendo días en los que se puede ver con claridad el ataque a nuestras moscas.

Los equipos

Generalmente usamos caña #6 de acción rápida y con línea de flote, los líderes no necesariamente deben ser largos y el tippet debe ser del 0.35 o 0.40 ya que siempre puede darse alguna “torta” y cortarlo.

Las moscas ya son más del gusto de cada pescador. Mis preferidas son las Clouser Minnow y las Crazy Charlie. En el primer caso me gustan las combinaciones de colores blanco y verde (chartreuse), blanco y rojo y blanco y amarillo; en el segundo caso, casi con exclusividad, rojo o rosa. También utilizamos imitaciones de pejerreyes, las cuales pueden ser lastradas o no.

En cuanto al uso de las moscas, en lo personal suelo usarlas en tándem, ubicando la mosca más pesada primero y luego la más liviana, atada a unos 50 cm (del mismo gap del anzuelo), de modo tal que venga con más movimiento por el fondo.

Una herramienta que siempre es recomendable tener es el copo, porque en el caso de obtener alguna pieza importante nos será útil para poder levantarla.

La técnica

Lo más recomendable es realizar un abanico, peinando la zona donde nos encontramos, ya que a veces el lenguado se encuentra camuflado en el fondo y le podemos estar pasando la mosca por encima de la cabeza y en otras tantas, se encuentra en movimiento.

Una vez que la mosca cayó al agua hay que dejarla profundizar y ahí comenzamos con los “stripeos”. Éstos varían según el día y las condiciones del lugar. Hay días en los que el “stripeo” es muy suave, con tirones cortos y lentos (se da generalmente cuando tenemos mucha corriente de agua) y en otras ocasiones se realiza un “stripeo” más rápido, con movimiento más largos y constantes que la primera mencionada. Esto se debe a que hay momentos en que no tenemos corriente y debemos hacer trabajar la mosca lo mas parecido a un alevino.

Vadeando

Situándonos de frente a la laguna y a unos 300 metros de caminata en diagonal hacia la derecha (sur) de San Gabriel, encontramos marcada la “1ra Goma”, zona que entremezcla pozones, bochones y fondo de tosca.

Siempre en dirección sur pero ya recorriendo alrededor de 1000 metros llegamos a otra zona de buenos resultados, la diferencia es que en este lugar el fondo es en su mayoría arenoso/barroso.

Embarcado

A las zonas anteriormente mencionadas, se puede acceder también con embarcación, sumando de esta manera otros pesqueros —siempre tomando como referencia el muelle—, ubicados a la izquierda de la laguna (noreste) como El Cartel y la 2º Goma, donde se puede bajar de la embarcación y continuar la pesca vadeando.

A modo de reflexión

Pensar que hasta hace muy poco tiempo los pescadores con mosca le dábamos la espalda a semejante ambiente de pesca y sólo nos enfocábamos en el Sur de nuestro país. Hoy tenemos al alcance de todos la posibilidad de poder pescar con mosca durante todo el año y de forma muy accesible.

Queda mucho por descubrir y mucho por aprender de este espectacular espejo de agua. Espero que todos se den la oportunidad de venir a conocerlo y de ayudarnos a descubrir los secretos que todavía nos tiene celosamente guardados.

Especial agradecimiento a los amigos y compañeros de pesca que siempre acompañan en cada salida. Daniel Cervellini y Ramiro Pittaluga.

Diego Caldiero

Un pensamiento en “Lenguados en la Albufera Mar Chiquita

Deja una respuesta

Top